Sobre mi primer libro “El Libro del Buen Amor”

El Libro del Buen AmorEl amor es lo que nos salva, es lo que nos transforma en sujetos sociales, inscribe los primeros valores morales y nos señala el rumbo hacia un camino a seguir. Considero que las más importantes trans­formaciones personales vienen de la mano de los saltos que damos cuando mejoramos nuestra capacidad de amar y ser amados, porque ese otro que vamos eligiendo nos revela aspectos muy profundos de nuestra personalidad, y eso nos transforma. Es por todo esto que al momento de pensar en escribir un libro me dije: “Tiene que ser sobre el amor”. Íntimamente, sabía que había mucho escrito sobre el tema. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que hay una biblioteca entera dedicada al amor visto desde las más variadas perspectivas. Sin embargo, de inmediato pude darme cuenta de que eso poco impor­taba, pues habrá tantos libros sobre el amor como modos de amar aborde cada autor. Además, no cabe duda de que las dificultades en este aspecto son el primer motivo de consulta con amplia ventaja sobre otras cuestiones. Después de todo, los seres humanos no somos tan complejos como se cree y los temas que trae aparejado el amor son siempre los mismos. Las emociones y los sentimientos que desata la vida amorosa, todo lo que allí se actualiza de nuestra historia, lo que cuesta el hecho de entregarse a otro, lo que implica alcanzar a construir proyectos en común ¡darán para muchos libros más!

De todos modos, más allá de que intento ser un estudioso acerca de estos conflictos del alma humana, y de que tengo en mi cabeza muchos años de relatos de mis consultantes sobre su vida amorosa, este libro es sin duda autobiográfico, aunque, en realidad, ¿qué no lo es? A través de una multiplicidad de mecanismos psíquicos conscien­tes e inconscientes, ponemos nuestro ser entero en todo lo que hace­mos. Sin duda alguna mucho de lo escrito en este libro tiene que ver con mis experiencias personales y con las de muchísimos pacientes, que día a día abren su corazón y sus pensamientos en el consultorio, invitándome a que los ayude a resolver sus conflictos amorosos. Las palabras escritas en estas páginas apuntan a descomprimir lo que yo titulo “el superyó del amor”. ¿Qué quiero decir con esto? Bajar las exigencias propias y hacia la persona elegida en el universo del amor. Mi intención es aportar ideas para instalar una sana desconfianza con relación a todos los clichés e ideales que nos venden sobre lo que debiera ser una relación de pareja. El amor es construcción, reedi­ción y evolución permanente, no existe sobre la tierra una sustancia más dinámica. Es metamorfosis continua, porque es modificado, in­terceptado y transformado por una multiplicidad de factores indivi­duales, biológicos y culturales. Es cambio, y nos revela los aspectos más profundos de nuestra personalidad. Pensar y disfrutar la vida de a dos es, sin duda, una experiencia recomendable. Con este libro intento aportar algunas ideas, quizás a modo de herramientas, para que ustedes se sientan habilitados para pensar en el amor con más claridad. A veces se trata simplemente de eso, de ver las cosas desde otro ángulo, cuestión que contribuye a destrabar y descomprimir las dudas que se anidan en el complejo universo amoroso. Sin mucho más que agregar en esta introducción, les cuento que he disfrutado muchísimo del acto de escribir este libro, que ahora es de todos, que está hecho de y para ustedes y para los que están por venir. A la vez, espero que también la pasen bien viajando por estas páginas, ya que leer es una fuente de placer, como lo es escribir, y si esa experiencia nos deja alguna enseñanza, o llega a algún lugar de nuestra sensibili­dad, misión cumplida.